Noticias

Todos queremos sábanas para dormir mejor, sobre todo en el caso de los nuevos padres. Para nosotros, es importante que tanto la madre como el bebé tengan sábanas de alta calidad para dormir. Las sábanas para piel sensible, las impermeables y las hipoalergénicas pueden influir muchísimo en el sueño del recién nacido y del niño pequeño. Los bebés necesitan dormir de 14 a 17 horas y los niños en edad escolar deben dormir entre 10 y 11 horas, según los expertos. La comodidad de la cama y la calidad de las sábanas pueden suponer una gran cambio.

¿Cómo elegir los mejores sábanas?
Aunque todo el mundo duerme de formas distintas, hay algunas normas para encontrar sábanas para dormir mejor. Aconsejamos unas sábanas suaves y transpirables que sean duraderas y que envejezcan bien.

Normalmente, lo ideal es que tengan un número de hilos superior, ya que significa que la sábana es más blanda y envejecerá bien. El número de hilos significa, básicamente, cuántos hilos se tejen en horizontal (trama) y verticalmente (urdimbre) en una pulgada cuadrada de tela. Para aumentar el número de hilos, se pueden tejer más hilos a la trama

Para los que buscan sábanas más ligeras, lo mejor es comprar una sábana con un recuento de 400 hilos, que sea blandita y ligero. Una sábana de 800 hilos todavía sería suave, pero sería más densa (hay más hilos en el espacio). Las sábanas de lino y algodón suelen ser las más transpirables.

¿Cuándo debo buscar sábanas hipoalergénicas?
Si ves que hay malos olores u otras reacciones alérgicas en el hogar, ¡el dormitorio puede ser el culpable! En algunos casos, puede hacer que te cuesta conciliar el sueño.

Cuando buscas unas sábanas para dormir mejor es importante mirar los hipoalergénicos. Hay 20 millones de estadounidenses que son alérgicos al polvo… y los ácaros están en todas partes, incluso en las casas más limpias. Aunque lavar la ropa de cama con regularidad puede ayudar a evitarlos, las sábanas hipoalergénicas lo hacen mucho mejor. Su tejido está diseñado para resistir los alérgenos y, al mismo tiempo, resistir bien los lavados regulares (en caliente). Y las fundas de almohada o almohadas hipoalergénicas evitan que los ácaros del polvo se agarren gracias a su tejido, que los bloquea.

Para el bebé, utilizar sábanas hipoalergénicas le protegerá desde un principio. Elegir las fibras naturales, como la lana y el algodón o el lino, la seda y el bambú, son la manera de cuidar las pieles más sensibles, pero también procuraremos lavar la ropa de cama con un aroma y un detergente sin colorantes.

¿Como podría reducir los alérgenos en casa?
Quieres un ambiente limpio y cómodo para tu hijo y también para vosotros, ¿verdad? Saber de qué está hecho el colchón y también el tipo de sábanas, edredones, almohadas y fundas de almohada que tienes es una gran ventaja, sobre todo si tienes alergia a los ácaros o la piel sensible.

Sin embargo, también hay otra manera de prevenirlo. Utiliza un deshumidificador y sustituye las persianas o las cortinas pesadas para cortinas más finas, sacúdelas y lávalas regularmente. La aspiración de manera rutinaria también puede reducir los alérgenos del entorno familiar. También bien restringir las zonas donde tiene las mascotas: quizás el perro no debería entrar en el dormitorio. Los animales domésticos se mueven por todas partes, sobre todo si salen al aire libre, y pueden llevar alérgenos en la piel y las patas.

Encontrar las sábanas perfectas para toda la familia que os ayuden a dormir bien a todos y de forma saludable es posible. Sigue estos consejos, cómpralas hoy y comenzarás a dormir mejor.