Noticias

Los adultos son conscientes del tipo de sábanas que utilizan para sus camas. Algunos disfrutan de una ropa de cama sencilla con un número medio de hilos, a otros les gusta dormir con estilo y sábanas de lujo, otros tienen que dormir en sábanas aptas para alérgicos porque tienen la piel sensible, y otros no prestan mucha atención al número de hilos siempre que se sientan cómodos. No importa en qué categoría te encuentres, pero ¿has pensado en la calidad del sueño de tu bebé?

Las sábanas de buena calidad pueden aprovechar al máximo la calidad del sueño de tu bebé, sobre todo si tiene problemas para dormir durante la noche o si tiene una piel sensible que lo mantiene despierto constantemente. Los padres de los niños pequeños deben saber lo importante que es la calidad del sueño. Los niños pequeños generalmente duermen toda la noche con la excepción de una siesta al día, si la hay. Los recién nacidos descansan durante el día y periódicamente durante la noche. De hecho, son los que más duermen, con una media de entre 10 y 18 horas al día.

Para asegurar que tu pequeño duerme la cantidad adecuada de horas, debes asegurarte de que tenga la ropa de cama adecuada. Cuando se trata de ropa de cama para bebés, lo mínimo es una sábana y una manta. Un niño pequeño necesita la misma ropa de cama que un adulto. Hay varias razones por las que tu pequeño puede tener dificultades para dormir, incluyendo piel sensible, escozor por las sábanas, sudoración excesiva, alergias, etc. Si tu hijo sufre alguno de estos síntomas, puede ser el momento de reconsiderar la elección original de sábanas y pensar en comprar unas para pieles sensibles o sábanas aptas para alérgicos.

Algo que hay que buscar en las sábanas para bebés de buena calidad es una etiqueta de hipoalergénico. En el mercado actual, si un producto se considera hipoalergénico, esto debe mencionarse en la etiqueta. Es una de las muchas cualidades que disfrutan los consumidores. Hipoalergénico significa que el material que se utiliza en el producto está compuesto de material que no provocará alergias. Estas son sábanas para pieles sensibles y no provocan alergias cutáneas. Probablemente deberás comprar sábanas hipoalergénicas para bebés si notas que tu hijo ha desarrollado alergias. Los síntomas en los bebés y niños pequeños incluyen frotamiento excesivo de los ojos, aparición de círculos oscuros bajo los ojos, erupciones, tos, estornudos e irritabilidad. Si compras sábanas hipoalergénicas, estos síntomas disminuirán a la hora de ir a dormir o de la siesta, lo que aumentará la comodidad de tu hijo.

Lo último a tener en cuenta a la hora de elegir sábanas para bebés de buena calidad es la comodidad y la durabilidad. Si las encuentras cómodas, es muy probable que también lo sean para tu hijo, ya sea porque la tela es suave, lisa, firme o tiene una mezcla de texturas. A la hora de comprar sábanas, sácalas del embalaje y tócalas tú mismo. Las sábanas duraderas son la razón principal por la que los consumidores compran ropa de cama. La prueba de la durabilidad de las sábanas no es difícil. Generalmente se dice que cuanto más alto sea el número de hilos, mejor será la calidad. Un buen juego de sábanas debe durar unos 8 años, así pues, elige sábanas cómodas y de calidad.

¡Buena elección!